Inicio

Yo no soy mis circunstancias

2 comentarios

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Las circunstancias me llevaron a mi situación actual, pero yo soy más fuerte que mis circunstancias y sé que conseguiré cambiarlas. No me conformo con lo que me dicen. Me niego a creer que ya está, que todo se acabó, que ya no valgo nada, que sólo soy un juguete roto. Quien me dice que no merece la pena luchar, que he de aceptarlo, que he de resignarme como lo hacen los demás, he de decirle que tiene muy poca autoestima, que está sumido en el pozo ponzoñoso de la apatía y de la desidia; que es una especie de zombie, muerto en vida, que vaga por el mundo de la complacencia y del fracaso.

Puede que sea un Quijote lanzándose contra los molinos de viento. Pero prefiero el dolor de un golpe a la paz de la estéril quietud. Mi zona de confort es un lugar árido, muerto y sin oportunidades. No quiero esperar a la lluvia y a la bonanza. No quiero esperar resignado a un cambio impuesto, pues yo quiero provocar y ser ese cambio.

Sé que lo puedo superar. El futuro no está escrito. Lo estoy escribiendo ahora. Dentro de mí está la actitud, la voluntad y la determinación para crear y conseguir el futuro que yo quiero.

Contradiciendo a Ortega y Gasset: Yo no soy mis circunstancias. Yo soy yo y lo que hago con mis circunstancias.

Anuncios

La suerte desapercibida de tener pies

Deja un comentario

Tiempo de lectura: 4 minutos

Imagen "Boy's feet", de Dominio Público. Fuente: Wikipedia (http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Boy%27s_Feet.jpg)

Imagen “Boy’s feet”, de Dominio Público. Fuente: Wikipedia (http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Boy%27s_Feet.jpg)

Es necesario tener cada día un poco de motivación y de esperanza. Por muy mal que te vayan las cosas, es bien seguro que muchos tienen peor suerte que tú. Bien es seguro que aquello que te aflije es una minucia en comparación con aquello que llena tu vida.
Más

¿Qué destino deseas?

4 comentarios

Tiempo de lectura: 3 minutos

Rafael Hernampérez - Finisterra

Vivimos un período negro en nuestra historia. El empobrecimiento de nuestra nación está pasando factura a muchos (demasiados) millones de españoles. Nos quejamos, protestamos, maldecimos y nos exaltamos ante lo que pasa. Culpamos a nuestros políticos, a los bancos, a los empresarios… Pero eso sí: nosotros no tenemos culpa de nada., ¿O sí? ¿Qué pasó en los buenos tiempos? ¿No miramos para otro lado mientras otros hacían cosas poco éticas? ¿Quién no compró una casa mayor, un coche mejor, o cualquier capricho caro? ¿Quién no se preparó su futuro porque en la zona de confort se estaba muy bien y nunca creímos que llegaría un cambio?
Más

Morir para vivir

2 comentarios

Tiempo de lectura: 4 minutos

Morir para vivir

Morir para vivir

He muerto para vivir.

Más

El rojo arcoíris

Deja un comentario

Tiempo de lectura: 1 minuto

Rojo arcoíris

Rojo arcoíris

La noche se aproxima, envuelta de oscuras y amenazantes nubes. Aquel luminoso y cálido día de verano fue sólo un fresco recuerdo que las horas tiñeron de negro. Todo ha cambiado, como la vida misma.

Más

10 factores clave para ser feliz y tener éxito

Deja un comentario

Barcos de Vela

Soñar

Los sueños son la visión de nuevas posibilidades que surgen cuando nuestra mente no está distraída ni pendiente de las limitaciones del entorno. Los sueños ponen alas a nuestra creatividad, eliminan las barreras de nuestro consciente y abren el mundo a nuevos horizontes.

Más

Factores clave para superar las crisis

Deja un comentario

Illa de Arousa

Vivimos en un momento de incertidumbres y de cambios frenéticos y continuos, los cuales rompen las reglas de cuanto conocíamos. La crisis ha derrumbado los pilares de la estabilidad y el bienestar de la sociedad y de los mercados, pero también ha generado nuevos paradigmas, nuevas situaciones y nuevas formas de enfocar y de hacer las cosas.

Ante las circunstancias actuales se hace necesario, más que nunca, adquirir una mente fría y abierta. No hemos dejarnos arrastrar por sentimientos ineficaces, tales como “¿por qué me ocurre esto a mí?”, “la culpa es de la crisis, del Gobierno, de la prima de riesgo, de los mercados internacionales…”, “por más que lo intento no lo consigo”, o “¿para qué molestarse si voy a fracasar de todas formas?”. Hemos de estar por encima de todo ello y comprender que es una pérdida de tiempo, aunque se tenga toda la razón del mundo. Y hablando del mundo… éste se mueve sin esperar a nadie.

Más