Hoy, 1 de Noviembre, no es un día exclusivo para recordar a aquellos que nos abandonaron, pues ellos merecen que los recordemos todos los días. Ellos compartieron su tiempo, sus sentimientos y su vida con nosotros. No hay que sentir nostalgia porque no estén aquí. Es ley de vida. Hemos de sentir orgullo por haber tenido la suerte de estar con ellos y renovar fuerzas para seguir hacia adelante, inspirándonos en su ejemplo. Sólo así conseguiremos inspirar a otros seres que nos recordarán cuando les abandonemos.

Anuncios