Tiempo de lectura: 3 minutos

Rafael Hernampérez  en Muxía 2013

Rafael Hernampérez en Muxía (2013)


Imagina la de millones de millones de seres humanos que han existido a lo largo de la historia de la humanidad. Nadie (absolutamente nadie) ha sido (ni será) exactamente igual que tú, ni ha vivido (ni vivirá) lo que tú, ni ha hecho (ni hará) lo que tú, ni ha sentido (ni sentirá) lo que tú. Eres único/a, original, auténtico e irrepetible.

Ser conscientes de nuestra unicidad es el descubrimiento más relevante de nuestras vidas. Saber que somos diferentes nos hace valorarnos mucho más. Saber que somos únicos, con nuestros defectos y nuestras virtudes, nos motiva a mejorar en todos los sentidos.

La gente te amará o te odiará por ser único/a, pero lo que te debe preocupar es el cómo te aceptes y te ames a ti mismo/a. Tus diferencias, aunque no te gusten, pueden inspirar y enamorar a los demás. Ser original es tu mejor tarjeta de visita ante el mundo.

¿En qué cosas eres realmente bueno/a y tienes pocos competidores? ¿Qué cosas te apasionan y en las cuales querrías destacar? ¿Qué cosas quieres legar a este mundo y por las cuales quieres que te recuerden? ¿Cuáles son tus debilidades? ¿En qué te gustaría superarte a ti mismo/a? ¿En qué cosas quieres diferenciarte aún más?

¿Aún piensas que tu vida no tiene sentido? Tú mismo/a eres el/la que da sentido a tu propia vida y a la vida de los demás. Acepta tu unicidad. Supérate y sé más diferente cada día. Haz de ti una referencia y un ejemplo en el que inspirarse. El valor que tú mismo/a te des incrementará el valor que los demás te otorguen.

¿En qué aspectos te consideras diferente a los demás?

Te puede interesar:

  1. ¿Qué destino deseas?
  2. Un juego de principios y consecuencias
  3. Merece la pena esforzarte
Anuncios