Tiempo de lectura: 5 minutos

Estoy desempleado, NO PARADO
La tragedia del desempleo destruye la autoestima de la persona. Dejamos de valorarnos profesionalmente y, lo que es peor, también como personas. A medida que pasa el tiempo, y con los resultados infructuosos de encontrar trabajo hoy en día, agrava el problema y nos sume en una depresión viciosa.
Pero estar desempleado no es sinónimo de estar parado. No tener trabajo no es lo mismo que no hacer nada. Y el mundo no se acaba aquí. Hay mucho por hacer. Más si cabe que cuando trabajábamos.

Quisiera dar 10 consejos a otros desempleados como yo, con el fin de aprovechar este período para sacar beneficio de él, en transformar lo malo que pueda tener en lo mejor que uno puede llegar a alcanzar. Espero que sean útiles:

1) Sé activo, no te detengas. Madruga, estáte ocupado con otras tareas que, de no estar desempleado, no hubieras podido realizar: pintar, bricolaje, jardinería, pequeños proyectos personales…
2) Aprende nuevas habilidades. Actualízate en tu formación. Estudia nuevas tecnologías, nuevas técnicas, un nuevo oficio… o, simplemente, algún conocimiento que querías hacer a título personal. Incrementa tu abanico de posibilidades.
3) Comparte tus conocimientos. Crea un blog, habla sobre la temática que te apasiona y conviérte en un profesional reconocido. Publicítate todo lo posible en las redes sociales y portales de empleo. Conviértete en un referente en tu campo y véndete.
4) Imparte clases. Si eres un experto en ciertos conocimientos, compártelos y forma a otros profesionales. La formación es necesaria y puede beneficiar a otros. Por otra parte, te sitúa en un nivel superior en cuanto a expertize, lo cual te ayudará encontrar trabajo en tu campo. Crea tus redes de contactos y ofrece tus servicios de formación siempre que puedas.
5) Ofrece servicios de consultoría. Si tu campo es de alto nivel, puedes aprovechar para promocionar el valor que tus conocimientos pueden aportar a las empresas, ayudándolas a mejorar.
6) Escribe un libro. Aprovecha tus conocimientos y plásmalos en una obra. O escribe otro género literario si decides cambiar de rumbo a tu carrera. Lo importante es que aproveches tu talento y pruebes a venderlo.
7) Potencia tu networking. Invierte tiempo en conocer a más profesionales, ya sea en tu campo o en cualquier otro. Sé curioso en otros campos. Investiga otros mercados y otras posibilidades. Sé activo. Comparte. Habla. Crea relaciones que puedan abrirte puertas al empleo o al autoempleo.
8) Crea tu propio negocio. Sin apenas financiación es posible crear negocios. Vivimos en la era del conocimiento. Tu conocimiento es tu activo más valioso. Sé creativo, innovador y genera ideas ingeniosas que atiendan necesidades y tengan posibilidades de negocio. Aprovecha las nuevas tecnologías. Ten siempre a mano tarjetas de visita y promociónate siempre que puedas.
9) Reconcíliate con tu familia. Aprovecha ahora para equilibrar la balanza en tu vida. Merece la pena recuperar tiempo perdido, reforzar lazos, pasar más momentos felices con tu pareja y tus hijos.
10) Recupera tu salud. Dáte una segunda oportunidad. Realiza chequeos médicos. Haz dieta y ejercicio. Cuídate… porque sin salud no podrás tener una vida de calidad, cuanto menos, podrás trabajar.

La luz que hay dentro de ti no está apagada. A medida que te pongas a realizar estas acciones, verás tu autoestima reforzada y resurgirás, como el Ave Fénix, de tus cenizas.

No sé tú, pero yo me niego a sucumbir ante la negatividad, la apatía y la mediocridad. Esto no es un final: sólo un mal principio de algo grande.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Quieres compartir algún otro consejo?

Te puede interesar:

  1. ¿Qué destino deseas?
  2. Un juego de principios y consecuencias
  3. Merece la pena esforzarte
Anuncios