Hoy he estado en Barcelona, apostando mi futuro en un evento singular, convocado por varias empresas tecnológicas de Irlanda, buscando talentos TI en España.

He estado una semana preparando mi CV, mis tarjetas de visita, mis argumentos, mi presentación, mi inglés… He ido con actitud y con dudas a la vez. Con la actitud de luchar hasta el final y con dudas de si me preparé lo suficiente y si mi perfil encajaría con lo que andan buscando, pues el perfil más demandado es el de técnico, y el mío de director.

Al final todo fue muy bien, y al menos dos de las empresas tienen posibles oportunidades para mí. Por otra parte, mi inglés ha mejorado mucho, y pude desenvolverme con naturalidad y eficacia.

He vuelto a Madrid más motivado que nunca, pues, independientemente del resultado objetivo, he superado mis límites, y eso me satisface más, pues podré enfrentarme a nuevos y mayores retos con la seguridad de que podré superarlo.

Merece la pena esforzarte, no sólo para conseguir tus objetivos, si no también para superar tus límites y transformarte en alguien mejor.

Anuncios