Tiempo de lectura: 2 minutos

Cada final es un nuevo comienzo. Km 0 Finisterre

Las circunstancias pueden variar e imponer tu rumbo, pero tu actitud decide tu destino.

Es inevitable. La vida nos trae cambios cuando menos lo esperamos. Todo el esfuerzo y el tiempo invertidos en crear un modo de vida, en conseguir un trabajo que nos satisface, en establecer unas amistades y unas relaciones plenas pueden esfumarse sin avisar.

Nos resistimos al cambio. La confusión nos golpea sin saber qué hacer. Tememos la incertidumbre, aferrándonos a viejos hábitos y costumbres. No queremos abandonar nuestra zona de confort. No queremos perder nuestra seguridad. No queremos perder el control que creíamos dominar.

Cuando comprobamos que la resistencia es inútil, culpamos a las circunstancias de nuestra suerte. Todo lo externo a nosotros se ha confabulado para hundirnos en la desgracia. Nos dejamos llevar a la deriva por la melancolía, la apatía, la indolencia y la desidia. Hemos agotado nuestras fuerzas y no tenemos voluntad ni motivos para seguir luchando. Confiamos en que el azar nos traiga otro cambio, tal vez beneficioso y a la altura de nuestros intereses.

Las reglas del mundo están regidas por el cambio. Así fue antes de nuestra existencia, y así perdurará tras nuestro paso. Nada es seguro ni perdura. Lo viejo debe dar paso a lo nuevo, alimentando el ciclo de lo eterno y de la evolución. Cada final es un nuevo comienzo.

Los cambios que el mundo nos impone nos afectan según nuestra actitud, y mediante la actitud se abordan, se superan y se dominan. Ante un cambio podemos elegir entre ser víctimas o ser parte del mismo, sufrir dolor o aprender y aprovecharlo. La actitud con la que afrontes un cambio es la que determinará el resultado final. Todo cambio es una oportunidad para una actitud capaz de superar el dolor y la dependencia del pasado, anticipando y creando un futuro mejor. Ante un cambio negativo ten una actitud positiva. Ante un cambio destructor ten una actitud creadora. Siempre tienes la llave que abre la puerta de tu destino: se llama actitud.

 

¿Cuál es tu actitud ante el cambio?

 

Te puede interesar:

Morir para vivir El rojo arcoíris Aprende a sufrir
Morir para vivir El rojo arcoíris Aprende a sufrir
Anuncios