Tiempo de lectura: 2 minutos

Imagen: El sueño de Jacobo. Autor: Adam Elsheimer (1578-1610). Licencia: Dominio Público. Fuente: Wikimedia http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Adam_Elsheimer_-_Jacob%27s_Dream_-_WGA7493.jpg

Imagen: El sueño de Jacobo. Autor: Adam Elsheimer (1578-1610). Licencia: Dominio Público. Fuente: Wikimedia http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Adam_Elsheimer_-_Jacob%27s_Dream_-_WGA7493.jpg

Todos tenemos sueños. Empezamos a perseguirlos con ilusión, pero, a medida que volvemos a la realidad, éstos se vuelven difíciles o imposibles, nos cansamos de perseguirlos y terminamos abandonándolos.

He aquí cinco inestimables consejos para alcanzar tus sueños:

  1. Imagina el resultado que quieres y deséalo como si fuera el último salvavidas del mundo. Que no te importe cuán difícil sea obtenerlo, los consejos negativos de los demás ni las consecuencias del fracaso. Sólo enfócate en el resultado que quieres. Imagina cómo te sentirías al conseguirlo. Ya tienes un objetivo.
  2. Prepárate para conseguir ese objetivo. Ya sabes lo que quieres. Empiezas a creer que es posible. Haz una previsión de las cosas que vas a necesitar: conocimientos, habilidades, contactos, etc.
  3. Dibuja el mapa hacia tu destino. Define la ruta por la cual crees que vas a llegar. Divide la ruta en fases pequeñas con la relación de tareas necesarias. Define pequeños objetivos o hitos al final de cada fase, así como también unas fechas de compromiso. Este mapa o plan tiene tres finalidades: conocer el camino a seguir, organizar el trabajo y dimensionar las posibilidades de éxito.
  4. Camina, camina, camina… El movimiento se demuestra andando. El camino se hace al andar. Sabes a dónde quieres llegar y cómo hacerlo. Pero saberlo o imaginarlo no te lleva allí. Debes caminar físicamente el camino, paso a paso.
  5. Revisa constantemente los puntos anteriores. Cada paso te acerca a tu destino. Pero al andar descubrirás cosas que no habías previsto. El mapa que dibujaste sufrirá cambios y tendrá que adaptarse. Tendrás que dar rodeos y buscar rutas alternativas. Recordando el objetivo mantendrás en tu mente el motivo y la motivación. Recuerda por qué das cada paso y el sentido de tu caminar.

Recuerda siempre que hay una distancia entre lo que imaginas y lo que es, y que lo imposible es el lugar al que aún no has llegado.

 

¿Quieres alcanzar tus sueños?

 

Te puede interesar:

El rojo arcoíris Un motivo para motivar Esquema de la motivación según el contexto
El rojo arcoíris Un motivo para motivar Esquema de la motivación según el contexto

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios