Tiempo de lectura: 1 minuto

Imagina un cajón en el que vas guardando todo lo que te va surgiendo. Hoy guardas algo que podría serte útil otro día. Mañana guardas algo bonito que te gusta o por el mero placer de poseerlo. Pero llega un día en que el cajón está demasiado lleno. Quieres seguir guardando cosas sin desprenderte de lo que tienes. Quieres buscar algo pero no lo encuentras. Por mucho que remuevas el cajón y cambies las cosas de sitio, no tienes espacio. Ese cajón caótico es tu propia vida.

Llenamos tanto nuestra vida de compromisos, de caprichos, de proyectos, de recuerdos…, que terminan molestando y estresando. No hay equilibrio. No hay fluidez. Terminamos siendo infelices con todo lo que nos sobra y con la sensación de que todo nos falta.

La felicidad no se halla en la abundancia de cosas, si no en el disfrute de las pocas cosas que realmente necesitamos y amamos. La felicidad es como el aire: requiere de espacio para fluir y renovarse.

¿Cuántas veces has utilizado o has disfrutado de aquella cosa que guardaste en el cajón? ¿Cuántas veces el valor sentimental de algo ha lastrado tu presente en lugar de aportarte algo? ¿De qué sirve tener cada vez más si cada vez eres menos feliz?

Revisa constantemente el cajón de tu vida. Haz limpieza y desházte de aquellas cosas que no necesitas. Elimina todo apego innecesario y tóxico. Quédate con aquello que te es útil en este momento, con aquello que quieres disfrutar y que te hace feliz. Haz hueco para las nuevas y fascinantes cosas que están por llegar.

 

¿Cómo está el cajón tu vida?

Te puede interesar:

Un traje para la felicidad 10 factores clave para ser feliz y tener éxito La felicidad es una actitud
Un traje para la felicidad 10 factores clave para ser feliz y tener éxito La felicidad es una actitud

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios