RafaReflexionando-2

Decía el escritor y filósofo Henry David Thoureau: “Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino”. Sin embargo, solemos aceptar más la opinión que los demás tienen sobre nosotros que nuestra propia opinión.

Una opinión es un pensamiento personal que juzga algo a partir de unos datos, influido por los prejuicios y los valores que nos hemos formado a lo largo de nuestra vida, a través de nuestra formación y experiencia.

Nadie ve lo mismo de la misma manera. Nadie vive lo mismo de la misma manera. Nadie siente lo mismo de la misma manera. Luego entonces, ¿por qué aceptamos la opinión que otros tienen sobre nosotros si no tienen la misma percepción que nosotros, ni lo viven ni lo sienten como nosotros?

Nadie conoce nuestras percepciones, nuestras circunstancias, nuestras inquietudes, nuestras expectativas ni nuestras capacidades mejor que nosotros mismos. Nadie tiene más ni mejor información sobre nosotros que nosotros mismos.

Si tus actos se supeditan a la opinión ajena, sufrirás un destino abandonado por una causa desentendida, pero con un efecto exclusivo para ti. Lo que los demás piensen de ti es importante, pero lo que pienses tú es determinante.

Cuando vayas a emprender un camino, conoce la experiencia de quienes ya lo anduvieron antes que tú. Da credibilidad a quienes ya pasaron por ahí, no a quienes opinan sobre ello. Toma tus decisiones por ti, no por los demás. Es mejor equivocarse y aprender de la experiencia, porque de eso trata la vida. La quietud y la pasividad es la muerte del espíritu.

 

 

¿Qué opinas sobre ello? ¿Crees que es mejor vivir según los consejos de los demás? ¿Cómo hallas tu destino?

 

 

Te puede interesar:

El control absoluto es una quimera Rio Sar Pontepedrina-Santiago_Galicia Sé feliz, aquí y ahora
El control absoluto es una quimera La vida es como el curso de un río Un traje para la felicidad

 

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios