Amanecer en Boadilla del Monte

Amanecer en Boadilla del Monte


El tiempo de la reflexión es una economía de tiempo.- Publio Sirio

Cada mañana, antes de empezar a trabajar, a las 6:30 am, desayuno un aromático café en una sala que tiene un gran ventanal. En esos momentos amanece. No hay nadie. No hay ruidos.

Mientras los rayos del sol comienzan a acariciar la tierra, me llena una sensación de paz. Mientras amanece, pienso en las cosas que tengo pendientes y en aquellas que me gustaría hacer hoy. No necesito mi bloc de notas, ni mi ordenador ni mi smartphone. Planifico mentalmente mi día, sin compromisos, sin agobios ni presiones. Reflexiono sobre mí, sobre mis circunstancias, sobre las personas dan sentido a mi vida, sobre mis compañeros de trabajo y de estudios. Reflexiono sobre mi vida, sobre lo que he vivido, sobre lo que me gustaría experimentar, sobre lo que puedo mejorar para mí y para los demás.

Cada amanecer es nuevo comienzo, el principio de un nuevo día cargado de nuevas oportunidades. Es el momento en que me encuentro a mí mismo y en el que surge mi creatividad, mi actitud, mi verdadero ser. Es el momento en que me preparo para afrontar este día, en el que mi energía se llena y mi motivación empieza a elevarse.

Este es mi momento “conmigo mismo”: el momento en el que verdaderamente soy yo y estoy conmigo mismo. Es el momento en que estoy al desnudo espiritualmente y puedo analizar, criticar, mejorar y orientar mi vida.

¿Tienes un momento “conmigo mismo”? ¿Cuándo lo realizas? ¿Qué te aporta? ¿Qué te hace sentir?

 

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios