Rio Sar Pontepedrina-Santiago_Galicia

Rio Sar Pontepedrina-Santiago (Galicia). Imagen de Wikipedia: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Rio_Sar_Pontepedrina_Santiago_Galicia_070310_2.JPG

La vida es como el curso de un río: nunca es el mismo. Puede que durante mucho tiempo, todo fuera tranquilo y apacible. Pero de repente, el río transcurre por aguas bravas y saltos. Remontar es inútil y peligroso, pues nos cansa, nos daña y puede llevarnos a la muerte.

La vida nos depara situaciones límite cuando menos lo esperamos: un fallecimiento, una enfermedad, un despido, un fracaso… Se trata de un cambio inesperado para el cual no estábamos preparados.

La primera reacción es la negación, la resistencia al cambio, la nostalgia y la lucha para volver a la situación anterior. Nos enfrentamos a una amenaza.

Cuando aceptamos el cambio, aprendemos de la nueva situación y nos preparamos para sobrevivir y dominar los nuevos elementos.

Mientras cambiamos y nos adaptamos, descubrimos que hay una nueva forma de vivir, que nuestros límites toman una nueva dimensión, y que hay nuevas oportunidades que antes no veíamos.

Si miramos hacia atrás, recordaremos una bella época que terminó y que se aleja. Si miramos hacia adelante, descubriremos nuevos horizontes y fascinantes posibilidades.

La vida es un constante cambio y adaptación. Si las aguas del río se estancaran, el río terminaría pudriéndose y muriendo.

 

 

¿Cómo has superado algún cambio trascendental en tu vida? ¿Crees que la vida no es cambiar y adaptarse?

 

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios