La felicidad es, desde luego, una actitud. Pero es una actitud condicionada. La fuerza de nuestra actitud sobre las circunstancias es la que nos lleva a la felicidad. Muchos buscan y esperan una felicidad futura, sin darse cuenta de que la felicidad reside en el aquí y ahora. La felicidad no es algo maravilloso que nos visita y nos toca. Es, sobre todo, lo que nosotros decidimos acerca de cómo queremos sentirnos en este momento, a pesar de lo que pasa.

 

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios