Sé feliz, aquí y ahora

Sé feliz, aquí y ahora

La felicidad o la desdicha dependen mucho del traje emocional con el que te vistes cada día.

Cada mañana, tengo la oportunidad de observar a dos compañeros de trabajo que son emocionalmente opuestos.

Él, apenas nos mira y saluda cuando llega. A veces, lo hace por compromiso cuando le saludamos. Evitamos tomar café con él, pues siempre habla de sus problemas y de lo mal que está todo. Su conducta es muy pasiva o muy negativa.

Ella, viene con energía. Nos regala una dulce sonrisa. Nos saluda con efusividad. Queremos estar siempre con ella. Nos habla de las cosas buenas que le pasa. Siempre tiene ideas, sueños y proyectos.

Las personas reaccionamos ante el traje emocional de otra persona. Y esa reacción la proyectamos sobre esa persona. Es un traje que influye e interactúa.

Aunque no estés de humor, prueba a vestirte un traje emocional positivo. Sonríe y saluda con energía, aunque quisieras desaparecer del planeta. Observa las reacciones de los demás. Observa cómo se contagian de esa emotividad y la proyectan sobre ti. Al final, te sentirás como el traje emocional que vistes. Y, lo mejor de todo: tus circunstancias son también influidas y reaccionan en consecuencia.

 

 

¿Has probado a ponerte un traje emocional positivo? ¿Cuál ha sido la reacción? ¿Qué traje piensas ponerte hoy?

 

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios