"Multitasking is a female burden" by purpleskyprincess

IMAGEN: “Multitasking is a female burden” by purpleskyprincess: http://purpleskyprincess.deviantart.com/art/Multitasking-is-a-female-burden-336838240

Las microtareas son tareas pequeñas y sencillas que consumen muy poco esfuerzo y tiempo (menos de cinco minutos), pero que pueden suponer a veces una carga y un estrés mayor que el de una tarea grande y compleja. ¿Qué podemos hacer con ellas?

Muchas personas recomiendan despachar las microtareas en el mismo momento en que surgen. Sin embargo, despachar inmediatamente una microtarea  supone interrumpir la tarea en curso, acarreando no sólo el retraso de ésta, si no también la pérdida del ritmo, de concentración y de motivación. Y la cosa se complica a medida que surgen más microtareas, pues va aumentando el nivel de estrés.

Mi recomendación es recopilar inmediatamente la microtarea, etiquetándola como #microtarea, y seguir con la tarea en curso, sin distraerte y sin perder tiempo. Hay que tener siempre en mente que la tarea más importante de todas es la tarea en curso.

Cada vez que termines una tarea compleja o te tomes un descanso, chequea rápidamente las microtareas para identificar si hay alguna que sea realmente urgente y que debas acometer antes de continuar o de empezar la siguiente tarea importante. Por ejemplo, tomas un descanso de diez minutos, revisas e identificas una microtarea urgente para resolver algo antes de una determinada hora de ese día. Ejecutar esa microtarea en ese momento te permitirá eliminar estrés y refrescar tu mente. Dejarás de preocuparte por ella.

Reserva un hueco en tu agenda cada día (por ejemplo, media hora antes de comer o al final de la jornada), para revisar, procesar y despachar todas las microtareas pendientes.

 

 

¿Cómo gestionas las microtareas? ¿Tienes algún truco para lidiar con ellas?

 

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios