Foto de Contexto

Foto de Contexto

La foto de contexto es una herramienta muy sencilla y útil para analizar, evaluar y definir cualquier situación, problema o proyecto, ayudando a la definición de estrategias y a la toma de decisiones. Su aplicación es universal en cualquier ámbito, desde lo personal a lo profesional, y como herramienta para coaching y autocoaching (especialmente en la primera sesión) es de un valor inestimable.

Ventajas de la foto de contexto

  • Da una visión instantánea del problema, del objetivo o solución a alcanzar, de las dificultades y de las ayudas.
  • Traza una ruta clara y objetiva, desde nuestra situación actual hasta el objetivo final.
  • Ejercita a nuestra mente en el análisis de los problemas y en la propuesta de soluciones.
  • Extrae de nuestra mente detalles importantes que, de otra manera, se perderían en el olvido.
  • Transforma algo etéreo e inmaterial que hay en nuestra mente, en algo físico y tangible.
  • La foto de contexto permite concentrarnos en el problema y enfocarnos en el objetivo.

Crear la foto de contexto

Preparativos y composición

  • Toma una hoja en blanco y colócala en apaisado. El tamaño recomendable de la hoja sería el A3.
  • Dibuja una gran flecha que recorra la hoja, de izquierda a derecha.
  • La parte izquierda (cola de la flecha) representa el momento actual.
  • La parte derecha (cabeza de la flecha) representa el futuro.
  • La parte inferior representa las dificultades.
  • La parte superior representa las ayudas.

Presente

  • Escribe la fecha actual en la esquina superior izquierda.
  • En la parte inferior izquierda, dibuja el problema actual o el asunto sobre el que deseas trabajar. Puedes ser tú mismo frente al problema.
  • En la parte superior izquierda, dibuja una T. Representará la SITUACION ACTUAL.
  • En la parte superior izquierda de esta T escribe un guión “-“. Debajo, escribe los puntos negativos del problema o de ti mismo. Enumera las debilidades, carencias, vicios o defectos (mínimo 1, máximo 10).
  • En la parte superior derecha de esta T escribe una cruz “+”. Debajo, escribe los puntos positivos del problema o de ti mismo. Enumera las fortalezas, ventajas o capacidades (mínimo 1, máximo 10).

Futuro

  • En la parte inferior derecha, dibuja el resultado que esperas. Puedes dibujarte a ti mismo disfrutando de la solución.
  • En la parte superior derecha, crea un rectángulo con la cabecera “RESULTADOS”, y enumera, en su interior, aquellas cosas que consideras más importantes que quieres alcanzar o ganar (mínimo 1, máximo 5). Procura que destaque, con una letra más grande.

Dificultades

  • En la parte inferior, en el centro, dibuja una gran T.
  • Dibuja, a uno o a ambos lados de esta T, algún obstáculo importante que impida o merme el resultado que esperas. Un dibujo genérico podría ser una valla de atletismo, un muro, una muralla, una zancadilla…
  • En la parte superior izquierda de esta T, escribe “INTERIOR”. Debajo, enumera aquellas dificultades u obstáculos que consideres importantes que provengan de tu interior, ya sea de tu persona, de tu empresa, tu organización o de tu círculo de influencia (mínimo 1, máximo 10).
  • En la parte superior derecha de esta T, escribe “EXTERIOR”. Debajo, enumera aquellas dificultades u obstáculos que consideres importantes que no sean internas, es decir, que provengan fuera de tu círculo de influencia (mínimo 1, máximo 10).

Ayudas

  • En la parte superior, en el centro, dibuja una gran T
  • Dibuja, a uno o a ambos lados de esta T, algo que te pueda ayudar a alcanzar el resultado que esperas. Un dibujo genérico podría ser una persona ayudando a levantarse a otra persona, una herramienta de bricolaje, etc.
  • En la parte superior izquierda de esta T, escribe “INTERIOR”. Debajo, enumera aquellas cosas, dentro de ti o de tu círculo de influencia, que te pueden ayudar a conseguir tu objetivo. Puede ser la adquisición de nuevas habilidades, adquirir hábitos positivos, obtener un título, mejorar algo, obtener apoyos, etc. (mínimo 1, máximo 10)
  • En la parte superior derecha de esta T, escribe “EXTERIOR”. Debajo, enumera aquellas cosas, fuera de ti o de tu círculo de influencia, que te pueden ayudar a conseguir tu objetivo (mínimo 1, máximo 10).

Fecha objetivo

Ya tenemos la foto de contexto, pero nos falta lo más importante: definir la fecha objetivo. Sin esta fecha, tan sólo tenemos una foto con intenciones, pero no un compromiso. Para ello, en la esquina superior derecha escribe la fecha estimada para alcanzar el objetivo. Sé realista.

Cómo usar efectivamente la foto de contexto

Para que sea efectiva, la foto de contexto no ha de ser solamente una especie de brainstorming, si no también un material con el que trabajar. Tener siempre visible esta foto y tomar unos minutos cada día para mirar y repasar la foto, nos ayudará a motivarnos, a comprometernos y a trabajar para que esta foto de contexto pase de ser una declaración de intenciones a una hoja de ruta con las tareas y los hitos definidos para su realización.

Realizar periódicamente la foto de contexto, nos permitirá evaluar el avance y las desviaciones que vamos teniendo para alcanzar el objetivo. En la vida real no se puede pronosticar algo estático, pues todo lo que ocurre, sucede de forma dinámica. Las circunstancias cambian, y con ellas los problemas, los objetivos y la percepción del contexto. Es posible que identifiquemos nuevas dificultades, nuevas ayudas, o nuevos resultados, más o menos ambiciosos que los que nos habíamos propuesto. Adaptar la foto de contexto es incluso recomendable para obtener unos resultados realistas.

 

 

¿Qué te parece la foto de contexto? ¿Identificas alguna otra utilidad? ¿Has creado ya tu foto de contexto? ¿Cómo utilizas tu foto de contexto?

 

 

Read this post in EnglishRead this post in English

Anuncios